Política y fútbol, políticos y eurocopa.

Que la política impregna y ha impregnado siempre el mundillo del fútbol es algo que no hay que molestarse en demostrar. Es una verdad natural 🙂 tanto a nivel nacional como internacional. En realidad no debería sorprendernos: cualquier acontecimiento que tenga pendientes a tantos millones de personas y que mueva tantísimo dinero es algo que no puede escapar a la política.

No es necesario recordar muchos detalles sobre esto. Las olimpiadas también han estado muy a menudo condicionadas por actuaciones políticas, desde la elección de las sedes, pasando por las actuaciones de los jueces, el mirar para otro lado cuando todo el mundo sabía que gran parte de los atletas del este no competían en las mismas condiciones que el resto (o sea que los dopaban), o incluso por el boicot a los juegos.

Lo dicho, que la política impregna los acontecimientos deportivos tanto a gran escala como a pequeña (¿sabéis qué equipo era considerado el equipo del régimen?, pues eso).

Y encima tenemos los políticos que tenemos. ¡Qué pena, penita, pena!

Yo ya me he definido públicamente, así que no insistiré sobre mis preferencias políticas. Y sé que cualquier cosa que diga con respecto a otras preferencias alguno lo tomará como un insulto personal. No lo es, ni mucho menos. Pero las ideas se pueden criticar, y las actuaciones políticas también…

Si algo no soy es nacionalista. No me interesan los nacionalismos. Sé que los pueblos, los colectivos, las tribus, como queráis, hemos ido definiendo a lo largo de los tiempos ciertas características que nos hacen ligeramente distintos a los de al lado -esto se llama la idiosincrasia, pero es que es muy fea la palabra-. ¿Y qué? Ser distintos no nos hace mejores ni peores. Tendemos a estar más cómodos rodeados de gentes y cultura que se nos asemejan, por aquello del miedo a lo desconocido. Otros, sin embargo, están siempre intentando descubrir cosas nuevas. Todo muy normal. Sin embargo, siempre he considerado a los nacionalismos (sean los que sean) un poco papanatas (la idea no las personas), porque no hay pueblos ni culturas ni sociedades puras, todos somos una mezcla de lo que hemos ido viviendo.

Cuando veo las declaraciones de los políticos de turno con respecto al sentimiento patrio con motivo de la eurocopa me da un poco de risa. Los que quieren destacarse por su defensa de la españolidad tienen que ir a muerte con la selección, aun cuando todos estaban cagados y convencidos de que no pasábamos de cuartos. Y los que no han conseguido que sus comunidades autónomas tengan selección oficial de fútbol que pueda jugar en la eurocopa (cosas de la política) tienen que decir tonterías como las que han dicho algunos nacionalistas. Las declaraciones de Urkullu, si lo que dice la prensa es cierto, son la monda: como no juega Euskadi, yo voy con Rusia en vez de con España, pero sólo porque Rusia juega muy bien. Ya. Pero si jugara Euskadi ¿con quién iría? por mucho que Rusia siguiera jugando bien. ¡Qué poca imaginación, qué pobre planteamiento! Y algunos de ERC diciendo que no pueden decir en voz alta el resultado que les gustaría para este España-Rusia de dentro de unas horas, porque no les iba a gustar a los españoles. Penoso.

Que no hay que ser tan tontitos… Que yo no me siento nacionalista pero esta noche quiero que gane España. Que sí, que Rusia juega bien. Pues disfrutemos de su juego, pero a ver si les ganamos. ¿Por qué no podemos ser un poco menos complicados y decir que hay unos sentimientos que tenemos y que no hacen daño a nadie, que simplemente queremos ganarles a los rusos? Y después de ganarles nos vamos de copas con ellos, que beber también saben hacerlo, y cantamos en español, en ruso, en catalán, o en lo que haga falta, que para eso sabemos idiomas.

Anuncios

4 comentarios

  1. Luis

    Hola Salva, estamos de enhorabuena los españoles, los aficionados al deporte, y especialmente, los seguidores del futbol. Después de lo visto hoy, sería interesante preguntarle otra vez a Iñigo Urkullu, que selección quiere que gane la Eurocopa. Si, Urkullu, ya sabemos que Euskadi no está, pero también sabemos que la que juega bien al futbol es ESPAÑA, y no Rusia, así que, me preguntaba…

    Bajo mi punto de vista, la gran riqueza de España radica en esas idiosincrasias (es verdad, que fea es la palabra) que cada región tiene, y que además, dicha variedad se produce en un país relativamente pequeño, convirtiendo a España en un país muy atractivo desde muchos puntos de vista.

    Bueno, a ver si tenemos suerte por aquí, y la embajada de España en Washington DC, organiza algo de cara al Domingo.

    Agur

    junio 27, 2008 en 12:15 am

  2. Vaya baño!!!
    Pues sí, Luis, a ver qué dicen ahora. Tendrán que sopesar si les es más rentable decir que van con Alemania, con España, o que en realidad no entienden de fútbol y sólo era una broma.
    Capacidad tienen para adoptar una postura y la contraria. Con tal de salir en los medios…
    De acuerdo contigo en que las distintas peculiaridades de cada parte del país suman una España mucho más atractiva e interesante. Hay que descubrir España…
    Y a ver si te ponen jamón en la embajada 🙂

    junio 27, 2008 en 6:32 am

  3. Ahí estamos Salva. Espero que no apoyen esta vez a Alemania, sería ya el colmo.

    Un saludo,

    Iraide

    junio 27, 2008 en 9:24 am

  4. Hola Iraide!!
    Capaces son… por tal de distinguirse…
    ¿Y vosotros cómo lo váis a vivir ahí? Será curioso veros a todos juntos cada uno animando a los suyos.
    Un abrazo.

    junio 27, 2008 en 11:08 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s