Día de luto en casa.

Hoy estamos de luto en casa. Hace unas horas hemos perdido para siempre a nuestro perro. Atila se llamaba, y labrador negro era (de padre labrador y madre pastor alemán).

Hemos compartido casi catorce años con él. Es verdad que para un perro eso es mucho y que ha sido una vida larga, más larga que la de cualquier otro perro que yo haya tenido. Por eso el dolor es intenso. Intento que no se note mucho, hago las cosas de todos los días, escribo en mi blog y en el de otros como si no pasara nada, pero es inútil. Hace unas horas que ocurrió y ya lo echo de menos. Desde que ayer nos pusimos de acuerdo con la veterinaria en que poco se podía hacer más que procurarle un final adecuado, lo hemos pasado bastante mal. Hoy he tenido la oportunidad de acompañarlo a solas en sus últimos momentos y me he despedido de él lo mejor que he podido.

Sólo el que haya convivido con un perro podrá entender los vínculos que se establecen entre ellos y nosotros. He (hemos) perdido a un ser querido, porque era un ser y era querido. Por eso escribo estas líneas, para honrar el recuerdo de mi perro.

Atila, atililla, tu recuerdo me acompañará siempre.

Anuncios

5 comentarios

  1. 😦 Lo siento Salva. Entiendo tu pena. Claro que nada es lo mismo. Que perdure el recuerdo alegre de Atila, ese perro que os ha acompañado en muchos instantes de vuestra vida. Eso no se pierde. Eso es una felicidad de muchos años.

    Un fuerte abrazo,

    Iraide

    agosto 3, 2008 en 10:14 pm

  2. Gracias por tus palabras Iraide, me han gustado mucho. Como bien dices, hay cosas que no se pierden y que se quedarán para siempre en nosotros. Atila ha acompañado toda la vida de mis hijos por ejemplo, ellos se han criado junto a ese perro. Creo que también lo recordarán.
    Un abrazo.

    agosto 4, 2008 en 7:29 am

  3. Arias

    Lo siento, yo pasé por lo mismo con una westy que queríamos mucho. Popie se llamaba…

    agosto 4, 2008 en 8:51 pm

  4. Pues nada, nuestras mascotas son grandes compañeros. El amor entre un perro y su amo genera una relación sin parangón.

    Lamentablemente la vida no nos espera, y hay que seguir adelante, pero como más arriba decían, el recuerdo se mantiene.

    Saludos

    agosto 5, 2008 en 4:33 am

  5. Elisa, Jorge gracias por vuestros comentarios. Os lo agradezco de veras, es un placer encontrarse en el camino con personas con sensibilidad.
    Seguimos adelante.
    Un abrazo a los dos!

    agosto 5, 2008 en 7:08 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s