No somos más listos, listillo

Artículos de divulgación científica se prodigan por doquier en los medios. Hoy he leído uno en El País con el título El neandertal no era más tonto (enlazo a la fuente original). Supongo que la autora del artículo ha querido hacer un titular llamativo y gracioso, así que yo la emulo y le replico con el título de este post (en mi caso no pretende ser gracioso, pretende ser más real).

En realidad, el artículo de investigación al que se hace referencia en el reportaje del periódico trata de comparar estadísticamente la eficiencia tecnológica en la fabricación de herramientas entre los neandertales y nuestros antepasados, y al parecer (yo no lo he leído directamente) demuestra que no hay diferencias significativas entre las herramientas que fabricaban unos y otros. Durante mucho tiempo ha sido difundido que fue precisamente la ventaja en la fabricación de herramientas lo que supuso que la especie Homo sapiens desplazara a los neandertales y finalmente ésto causó su extinción.

Más o menos lo de siempre, supervivencia del más adaptado. Nuestros antepasados se supone que fabricaban mejores armas por lo que tenían ventaja a la hora de la caza sobre los neandertales. Es decir, eran más inteligentes. De ahí a pensar que los neandertales se extinguieron porque eran más tontos solo hay un paso. Bien, esto además de ser falso es mentira. Pero como es tan fácil hablar de lo que no conocemos (siempre y cuando nos movamos dentro de lo políticamente correcto en ciencia) y hablar mal de otros homínidos cuando no están delante para defenderse…

Digo que es falso porque nadie sabe a ciencia cierta por qué una especie como los neandertales deja de existir. Qué tiene que ver la inteligencia en la extinción de las especies. No llego a verlo. Serían más inteligentes que un caracol, digo yo, y los caracoles están ahí. ¿Eran todos los individuos de la especie igual de inteligentes? Porque en la nuestra no lo somos, ¿verdad?

Siempre me ha parecido difícil definir la inteligencia a nivel de especie. Podemos estar de acuerdo en que hay convenciones y métodos para medir lo que consideramos inteligencia (capacidad para resolver problemas a los que uno no se ha enfrentado antes, por ejemplo) a nivel personal. Lo que sí veo es que hay diferencias entre las especies neandertales y sapiens a nivel de las capacidades cerebrales. Los neandertales no dejaron (hasta donde yo sé) constancia de ser capaces de hacer representaciones simbólicas en forma de pinturas, o sea que no pintaban las paredes de las cuevas (Juan Luis Arsuaga hace una referencia a ello en el reportaje). Y eso sí que es una enorme diferencia. Las zonas del cerebro que se encargan de esas cosas (integrar conceptos para conseguir representaciones simbólicas) no tienen nada que ver con las que se encargan de las habilidades manuales para hacer herramientas.

Por tanto, una especie podía perfectamente ser tan hábil como la otra a la hora de fabricar herramientas (no olvidemos que eran esenciales para la caza) y a la vez tener distintas capacidades para representar simbólicamente esa actividad, unos dibujaron escenas de caza, otros no. ¿Nos hace esto más inteligentes como especie? No, simplemente es la consecuencia de distintas capacidades cerebrales.

Nunca debemos pensar que la supervivencia de una especie tiene que ver con su inteligencia (hablo a nivel de especie no de individuos). No sobrevivimos porque seamos más inteligentes. Si eso fuera así los seres vivos más inteligentes serían las bacterias, o las moscas, o las algas, o los cocodrilos… Cualquiera de estos seres vivos tiene mucha más historia evolutiva detrás que nosotros. No van por ahí los tiros. Dicho esto, tengo que admitir que en realidad no sé por qué ni cómo aparecen especies nuevas ni por qué ni cómo se extinguen por causas naturales las especies. Tendré que seguir pensando en ello…, pero basta de creernos los reyes de la creación.

Anuncios

4 comentarios

  1. una chica corriente

    Muy interesantes tanto el reportaje de El País como tu post. Yo creo que es muy difícil, por no decir imposible, encontrar respuesta a las causas de la extinción de los neandertales, ya que como dice Juan Luis Arsuaga “la mente no se fosiliza” por lo que las investigaciones se basan exclusivamente en evidencias indirectas como las técnicas de fabricación de herramientas, y es imposible medir el nivel de inteligencia de una especie con solo esos datos.

    Antes de averiguar el motivo de su extinción, sería interesante saber por qué, a diferencia del homo sapiens, no hacían pinturas.

    agosto 27, 2008 en 9:23 pm

  2. Tienes toda la razón en lo que dices. Qué no daría cualquier investigador por poder estudiar el cerebro de un neandertal… Pero yo me permito presumir una cosa, si no pintaban era porque no tenían la capacidad de hacerlo. No les faltaba habilidad manual, eso está claro, sino que las áreas asociativas del cerebro donde se produce la representación simbólica las tendrían menos desarrolladas.
    Me quedaré con las ganas de saberlo, pero lo que sé es que no somos más inteligentes porque nosotros hemos sobrevivido y ellos no. Somos más inteligentes porque nuestro cerebro lo permite. Igual no me explico bien pero así es como pienso.
    Gracias por tu comentario que me ha gustado mucho.

    agosto 27, 2008 en 10:15 pm

  3. Una demostración práctica del hecho de que no por ser más inteligente logras perdurar como especie es cuando te das cuenta que aquel imbécil que conoces liga más seguido que tu 😉

    Es un tema interesante, pero sobre el que no queda más que hipotetizar. Me has hecho recordar mis clases de medicina evolutiva, pero no lo suficiente como para escribir mucho al respecto! jeje

    Saludos

    agosto 28, 2008 en 12:04 am

  4. ¡Cuánta razón tienes Jorge con tu ejemplo! 😀
    Y la cara de tonto que se nos queda cuando el imbécil liga delante de nuestras narices… Los hombres antiguos, los griegos, ante esta situación inventaron el estoicismo, que estoy seguro que lo inventó un griego inteligente que vió como uno más tonto se quedaba con la chica y se la llevaba de fin de semana a las islas griegas 😀
    Oye, qué asignatura más interesante la de medicina evolutiva. Aquí no forma parte del plan de estudios de medicina, lástima.

    agosto 28, 2008 en 7:31 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s