Triste día de adioses

Dos grandes artistas nos han dejado. Hoy es, por tanto, triste día de adioses.

Hace unos meses me adelanté, movido por mi gran admiración, y le dediqué una entrada en este blog a Paul Newman. No quería esperar a que se produjera la noticia de su muerte para rendirle mi particular homenaje. En este enlace lo podéis leer:

https://salvaguirado.wordpress.com/2008/06/13/no-espero-mas/

Pero ayer también se fue uno de los grandes artistas del flamenco, Mario Maya. Sin duda Mario Maya ha sido de los mejores bailarines y coreógrafos que el flamenco ha dado. Yo lo ví actuar en directo unas cuantas veces, la primera a principios de los años setenta con un espectáculo maravilloso, rompedor, Quejío. En Quejío, se aunaban el cante, el toque y el baile con una puesta en escena impactante para transmitir -no sólo transmitir, para denunciar más bien- a través del flamenco todo el dolor, toda la rabia, toda la desesperanza de un pueblo que se sentía oprimido. Ese Quejío podía ser el quejío histórico del pueblo gitano, por supuesto, pero también el del pueblo español ante la dictadura.

Después vinieron más espectáculos de éxito notable, como Camelamos naquerar. Y más tarde, el casi olvido al que si vieron relegados casi todos los grandes montajes teatrales en este país.

Aquí os dejo a Mario Maya en un fragmento de la película Flamenco de Carlos Saura bailando un martinete. Por aquel entonces Mario Maya, que nació en 1934, tenía unos 60 años. Hay una parte de la iconografía de este baile que me recuerda a su Quejío primigenio, la imagen del bailaor agarrado desde atrás por dos personas e intentando avanzar sin éxito. Mario Maya sí que sabía bailar.

Anuncios

5 comentarios

  1. Qué pena me dio. Mientras veíamos las noticias en Can Barquín lo dijeron. Después por la noche le hicieron un pequeño homenaje con fotos… qué guapo era. Y más de mayor que de joven. Pero, como decía él, Paul Newman morirá cuando sus ojos sean marrones.

    De Mario Maya sé menos, o nada, pero un adiós siempre es motivo de tristeza. O casi siempre.

    No sé qué se dice en estos casos, nunca se me ha dado bien, así que te beso y me voy al homenaje adelantado a la noticia.

    septiembre 30, 2008 en 10:37 am

  2. Con respecto a Paul Newman estoy totalmente de acuerdo contigo, era muy guapo. De mayor mucho también, pero no estoy seguro de si más que de cuando joven. Si ves de nuevo La gata sobre el tejado de zinc igual cambias de opinión 😀
    Mario Maya es de los grandes, y mira que a mí dentro del flamenco lo que siempre me ha llamado menos la atención es el baile, pero verlo a él es otra cosa. Tenía un estilo impresionante y una gran creatividad.

    septiembre 30, 2008 en 10:55 am

  3. Hombre, yo digo madurito, tampoco con ochenta años. Hablo concretamente de una foto que vi, jaja. Así con sus primeras canitas estaba más guapo que de joven joven.

    http://images.google.es/images?gbv=2&ndsp=18&hl=es&q=paul+newman&start=0&sa=N
    De ahí, la que pone “Paul Newman denies heart problem”. Aunque la penúltima, jo.

    ¿Has visto? Ni caso al flamenco ni al baile, donde se ponga un guapo…

    septiembre 30, 2008 en 12:51 pm

  4. Si es que, fíjate, es su mejor época.

    septiembre 30, 2008 en 12:53 pm

  5. Vale, me rindo a la evidencia 😀

    septiembre 30, 2008 en 2:06 pm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s