Esteban Rodríguez Cairo

Hoy me siento especialmente afortunado. No solo he tomado mi dosis diaria de Saramago (que hoy escribe sobre la putativa guerra con Portugal que el infame Arias Navarro -inmediatamente después de la guerra civil actuó como fiscal en los consejos de guerra que juzgaron a todo aquel que se presumía relacionado con la república en mi ciudad, se le conocía como El carnicero de Málaga- parece que llegó a proponer a Estados Unidos) sino que además he tenido la oportunidad de ver y escuchar a un hombre sabio: Esteban Rodríguez Cairo.

Conozco a Esteban Rodríguez desde el año 1982 cuando vino por primera vez a Málaga camino de vuelta a Chile después de una estancia en Alemania donde colaboraba con varias universidades. En nuestro entorno lo llamamos Esteban, a secas, pero es el Profesor Rodríguez Cairo, doctor Honoris Causa por la Universidad de Málaga y por la de Salamanca en España. Acaba de cumplir, según nos ha confesado, 70 años y está hecho un chaval.

Nació en Argentina (nadie es perfecto, esto lo digo preparando el terreno para el próximo enfrentamiento en la final de la Copa Davis donde es posible que Nadal no pueda jugar, así que hay que usar técnicas psicológicas -¿contra argentinos?- para tratar de ganar cualquier ventaja). Y huyendo de una dictadura fue a parar a Chile y cayó en otra. Lleva muchísimos años en Chile donde es posible que nadie recuerde su procedencia argentina. Para nosotros es chileno. Ahora es el profesor responsable del programa de Neurociencia de la Facultad de Medicina en la Universidad Austral de Chile en Valdivia. Como científico ha sido y es uno de los grandes en el campo de la neurosecreción pero no es de este aspecto del que quiero hablar hoy.

Desde que lo conocí vi que en él hay algo especial (en esto no hay nada que no vea casi todo el mundo que lo ha tratado). A lo largo de mi ya largo camino en la universidad me he encontrado con buenos profesores y con investigadores brillantes, no me refiero solo a los nacionales, que los hay, sino que he conocido a gente de todo el mundo. Pues bien, sabios, sabios, sólo he reconocido a unos pocos y Esteban es uno de ellos.

Ni que decir tiene que me hubiera encantado ser su discípulo pero la vida no nos llevó por ahí. Lo he visto siempre muy cercano (creo que los dos nos queremos bastante) y a la vez con la pena de no haber podido colaborar más directamente con él. Hubo incluso una época en la que sentía envidia (o celos, como lo queráis llamar) de los que lo tenían a su lado en todo momento porque yo echaba de menos la posibilidad de tener un maestro. Qué importante para un científico tener un buen maestro, una referencia que en este caso hubiera sido de lo mejor que uno podría encontrar.

Esteban Rodríguez destila maestría por donde pasa. Yo desde luego lo admiro. Hoy le he dicho después de la conferencia que ha impartido que cómo es posible que después de más de 25 años siga asombrándome cada vez que lo escucho. Es uno de los ejemplos más claros que he conocido de científico humanista, completo, con cultura, íntegro, con unos valores éticos y morales incombustibles, y con el alma joven, muchísimo más joven que la mayoría de nosotros. Se nota que le tengo admiración y no es para menos, muchos más se la tienen y han recibido de él apoyo de toda clase para seguir avanzando.

Saramago y Esteban, hoy estoy iluminado. Así no me importaría seguir por siempre bebiendo de la sabiduría de gente como estos dos. Gracias, maestros.

Anuncios

5 comentarios

  1. 🙂 Conocer a gente tan interesante y, además, tan llana y poco pedante es una de las cosas más gratificantes que nos pueden suceder. Eres afortunado.

    Un abrazo,

    Ira

    noviembre 4, 2008 en 9:30 pm

  2. Pues sí, Ira, soy afortunado. Esteban, además de no ser pedante -yo no aguanto la pedantería de muchos colegas-, es una persona muy amable y cariñosa.

    Un abrazo.

    noviembre 5, 2008 en 8:20 am

  3. Esther

    Hola Salvador,

    He llegado a tu blog buscando a Esteban. La vida está llena de pequeñas coincidencias y por una de ellas me senté a su lado hace unos días en el tren Groningen-Amsterdam, cada uno en viaje de colaboración científica en diferentes campos. Esas dos horas se nos pasaron volando, tanto que no nos bajamos a tiempo del tren… Y con sólo esas dos horas entiendo que te hubiera gustado tenerlo como maestro: a mí también me hubiera gustado.

    Sólo con esas dos horas también pienso que eres afortunado 🙂
    Esther

    diciembre 8, 2008 en 5:37 pm

  4. Hola Esther,

    Qué pequeño es el mundo, sobre todo con esto de internet. Mira qué casualidad 😀

    No me extraña que en sólo dos horas te haya dejado esa impresión. Es que Esteban es mucho Esteban. Los que hemos tenido la suerte de verlo y conocerlo a través de los años siempre nos quedaremos con ganas de más. Y no digo más cosas en público por respeto a su modestia y humildad.

    Un saludo.

    diciembre 8, 2008 en 7:03 pm

  5. Alrod Namir, VisionarioLibrePensador

    Se~or Guirado: En primera instacia le agradezco su intencion y accion espontaneas de compartir con la Comunidad Humana del Planeta Azul (Tierra) su conocimiento y experiencia sobre la Vida del Doctor Esteban Rodriguez Cairo. En esta Era De La Comunicacion Global, en la que deberiamos ser “mas humanos”, “nos estamos deshumanizando mas cada dia”; y, le estamos dando rienda suelta a nuestros Defectos, lease EGOISMO, ENVIDIA. Mas, con la exposicion que usted hace por este medio sobre el Profesor Rodriguez Cairo, no cabe la menor duda de que usted es una de las pocas personas con Calidad Humana Integrada; y, refiriendome al Cientifico Rodriguez Cairo, El, constituye un Vivo Ejemplo Motivador para quienes nos apasiona la Filosofia. Saludos desde USA.

    junio 21, 2010 en 1:07 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s