Qué trabajo cuesta no ser anticlerical

Pues eso, que cada día salen con algo que dan ganas de declararse uno anticlerical activo. Por lo menos en cuanto a la jerarquía de la iglesia católica. Si no es alguno de los Rouco, Cañizares o Amigo (los jerarcas de por aquí, los de andar por casa) diciendo barbaridades a sabiendas (porque son inteligentes y conscientes de sus manipulaciones, sin duda) con motivo de la solicitud de retirada de los crucifijos de las escuelas, pueden ser los de la Santa Sede ayer tratando de hacer fracasar la iniciativa de la UE ante la ONU para despenalizar la homosexualidad (el pretexto es que tal iniciativa “pondría en la picota a los países que no consideran matrimonio las uniones homosexuales”, y poco más, o sea importan ahora más los países que las personas, qué mirados son). El mismo embajador permanente del Vaticano ante la ONU decide ayer que tampoco suscribirá la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad por no incluir una prohibición explícita del aborto. Los argumentos son tan rocambolescos que es mejor no repetirlos.

Qué se han creído que son. Por qué les dejamos que hablen tanto fuera del ámbito de sus iglesias. Allí que adoctrinen a sus feligreses tanto como quieran pero si se ponen a hacer política que luego no se quejen de las posturas anticlericales que ellos mismos generan. Igual lo hacen para poder hacerse luego las víctimas, pero señores obispos y similares las víctimas son otros, y vosotros no tenéis compasión, nunca la habéis tenido. Pobres.

Anuncios

4 comentarios

  1. La Iglesia no se da cuenta de que tiene que adaptarse a los tiempos que vivimos y no al contrario. Hay curas que aún hoy se cuestionan el por qué la gente joven no va a la Iglesia.

    Me gusta tu cambio de look!

    diciembre 3, 2008 en 11:10 am

  2. Es que además entre la jerarquía española triunfan las tesis más integristas y extremas. El que no está conmigo está contra mí, parecen decir a cada instante.

    Lina, he cambiado el tema del wordpress (ya sé que a ti te da más juego blogspot) y he copiado directamente el que usa en el suyo Joseba Etxebarria. A ti que te gusta tanto la fotografía te aconsejo que lo visites, es muy bueno.

    diciembre 3, 2008 en 12:06 pm

  3. La iglesia católica es una farsa

    Por Jorge Queirolo Bravo

    La iglesia católica es una inmensa farsa dirigida por una pandilla de delincuentes corruptos y mentirosos disfrazados de pastores. ¿Existirán epítetos más adecuados y precisos que éstos para referirse a la jerarquía vaticana? Incluso creo que estoy siendo muy suave, al calificar a esta institución maligna de esa manera tan blanda. Pero son sus seguidores los que tienen la culpa de que ésta sea así, por creer en una sarta de estupideces de grueso calibre, más dignas de una fábula para retardados mentales, que de la realidad imperante y demostrada. ¿Cómo se pueden tragar tanto cuento barato? ¿Desde cuándo una mujer casada puede engendrar hijos y seguir siendo virgen? Esto es lo que continuamente nos dicen de la virgen María, a la que los adherentes a dicho credo tanto veneran. ¿Acaso los fieles católicos no se dan cuenta de que los están engañando descaradamente? ¿No notan que el cristianismo es una tomadura de pelo descomunal?

    Lo que en este caso hay que hacer, es abrirle los ojos a la gente y dar a conocer la verdad tal cual es. Solamente así se podrá desenmascarar a esa pieza de teatro burdelesco que es la iglesia católica. El hecho de que haya durado algo más de dos mil años no significa que sea legítima, veraz o confiable, sino que únicamente implica que la comedia fue muy bien urdida. En eso sí que han sido unos maestros, y de los buenos. Un rebaño de crédulos e inocentes no constituye una garantía de la veracidad de los dichos del clero, tan sólo revela lo ingenuos y tontos que podemos ser los seres humanos. Da pena ver la desventura de unos pobres individuos desvalidos que, tal como haría una boa hambrienta enroscándose en el frágil cuerpo de su presa que va a tragar, son envueltos con los embustes del clero católico y la fe perniciosa que éste representa. Esos desgraciados seres de los que hablo son los feligreses, cuya cifra afortunadamente va en franco retroceso desde hace muchos años. Que la buena suerte y el raciocinio se apiaden de ellos. La razón es, al fin y al cabo, el peor enemigo de las religiones. ¿No es cierto? ¿Alguien me quiere rebatir?

    marzo 1, 2009 en 10:35 pm

  4. No seré yo el que te lleve la contraria 😀

    Gracias por dejar tu comentario.
    Saludos.

    marzo 2, 2009 en 8:40 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s