Y dicen que dijo

Y dicen que dijo bienaventurados los pobres de espíritu y los mansos y los que lloran y los que tienen hambre y sed de justicia y los misericordiosos y los límpios de corazón y los pacíficos y los que sufren persecución por la justicia.

Y dicen que dijo todo esto y aun más y que sus palabras contravenían la ley y que su mensaje fue comprendido y aceptado por muchos que no veían bien aquello del ojo por ojo y diente por diente…

Pero lo dijo en un idioma que hoy no comprendemos y lo escribieron quizás de oídas y lo tradujeron luego y lo interpretaron por nosotros y nos explicaron que donde dicen que dijo esto quiso decir aquello y que no hay que agarrarse al pie de la letra de lo que dicen que dijo.

Si el discurso ético del conocido como sermón de la montaña fue revolucionario en su época, hoy día necesitamos un nuevo discurso que utilice un lenguaje que conozcamos, que no necesitemos que nos lo interpreten oficiantes más o menos interesados y con el que nos sintamos identificados.

Dios, qué cuesta ser bienaventurado…, dicen que dijo.

Anuncios

4 comentarios

  1. ufff, adivina qué dijo y en qué pensaba el señor que lo plasmó en papel, como los evangelistas fuesen tan “objetivos” como muchos de los periodistas de hoy en día, vamos listos…

    diciembre 9, 2008 en 4:39 pm

  2. Es difícil que fueran objetivos, ten en cuenta que eran parte interesada 😀

    La manipulación de la información, sea con la intención que sea, se inventó hace muchísimo. Lo que tenemos ahora es ya el no va más de la manipulación a todos los niveles. No me quiero imaginar cómo contarían hoy día algunos sucesos históricos esos periodistas a los que te refieres…

    diciembre 9, 2008 en 4:53 pm

  3. Qué pena que un mensaje tan positivo y solidario como el de Jesús haya sido manipulado por parte de la Iglesia. Vete a saber qué diría aquel joven revolucionario en Israel, y qué interpretación se le daría a lo largo de los siglos. Lo que está claro es que el “mensaje solidario” no ha sido captado por parte de la totalidad de esa institución.

    Un abrazo,

    Ira

    diciembre 9, 2008 en 7:10 pm

  4. Estoy de acuerdo contigo, Ira. Una cosa es el mensaje, que como el de otras grandes religiones es un mensaje positivo como tú dices, y otra la institución. Eso no pasa sólo con la iglesia católica pasa a muchos más niveles, por ejemplo una cosa es el comunismo como idea política y otra es el politburó de la antigua unión soviética. Los errores de los dirigentes muchas veces terminan acabando con el idealismo de los fundadores.

    Un abrazo.

    diciembre 9, 2008 en 9:18 pm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s