Miseria moral

Ayer vi la película Gomorra. A estas alturas muchos habréis oído hablar de la película basada en el libro del mismo nombre del escritor Roberto Saviano, sobre todo porque la camorra napolitana ha declarado que matará al escritor antes de que acabe el año.
La película es impactante y no deja indiferente. No voy a comentar nada sobre ella porque es de esas películas que se explican solas, y el que va a verla ya sabe lo que puede esperar, no cabe hablar de la belleza de las imágenes o de la planificación o de la banda sonora (que por lo demás casi no existe), todo queda eclipsado por las historias que se cuentan, en este sentido la película es muy eficaz y te hace sentir la miseria moral en la que vivimos, porque aquí no vale mirar para otro lado y pensar que la camorra o cualquier otra organización mafiosa es cosa de otros, no, las historias que se cuentan son perfectamente traspasables a otras latitudes.
En una de las historias hay un diálogo que me hizo recordar algo en lo que hace poco he estado pensando. Uno de los que se dedican a enterrar residuos peligrosos de forma clandestina le dice a otro algo así, no te engañes, nosotros hemos contribuido a construir esta Europa, gracias a lo que se ahorran las empresas en gestionar estos residuos que nosotros enterramos se han podido mantener los puestos de trabajo de mucha gente…
Y es muy posible que así sea, las empresas ahorran dinero y pueden ser más competitivas y así mantener puestos de trabajo. Es la trampa en la que siempre caemos. Más miseria moral. Hay que salvar a las empresas porque así se salvan los puestos de trabajo. Es exactamente lo mismo que está pasando con la crisis financiera, hay que ayudar a las empresas del sector del automóvil, a los bancos, a lo que sea, porque si no se perderán puestos de trabajo. Y es cierto, se perderán. Yo no soy muy optimista al respecto, pero se perderán de todas formas, con ayudas estatales o sin ayudas. La miseria moral de esta sociedad que antepone cualquier valor al de las personas es algo que no va a cambiar en un futuro próximo. La empresa por encima de las personas. Lo que genera riqueza. Ah, pero ahora no genera riqueza, genera problemas, no importa, démosle dinero que volverá a generar riqueza o por lo menos no generará parados.
No termino de ver la solución pero algo muy profundo tendrá que cambiar en esta sociedad para que no nos coma la miseria, la miseria moral del sálvese el que pueda que mientras a mí no me toque todo va bien.

Anuncios

2 comentarios

  1. Ash

    Hola Salvador, yo también vi la película y me quedé “tocada” por su crudeza. No quiero una Europa – o un mundo- idílica que , en cuanto miras un poco debajo de su alfombra, te muestra toda su podredumbre. No quiero contribuir a ello y creo que no estamos solos en la tarea. Dentro de la miseria y la degradación que se muestran en la película yo me quedo con el rayito de esperanza :es posible decir no, yo no soy así, y caminar en la dirección contraria. Casi siempre es posible elegir. Un beso

    diciembre 16, 2008 en 8:01 am

  2. Pues sí, Ash, tienes razón, a nivel individual siempre es posible elegir aunque el precio que haya que pagar sea muy alto a veces. Es lo que nos hace grandes.

    Un beso.

    diciembre 16, 2008 en 8:45 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s