Yes, we should

Vamos a ver, vamos a ver, si después del yes, we can no tenemos que ir cambiando hacia el yes, we should

Ayer, en un gesto que hay que reconocer que le honra, el presidente Obama dijo que le parecía indignante que la aseguradora AIG, que había tenido que ser salvada de la bancarrota por el gobierno estadounidense a costa de inyectarle más de 170.000 millones de dólares, intente repartir beneficios entre sus ejecutivos, precisamente los ejecutivos que casi son responsables de su total hundimiento. Pero no va a ser fácil, empiezan a decirnos, porque esos repartos están contemplados en los contratos de los ejecutivos. Si el que se supone hombre más poderoso del planeta y que llegó a la presidencia con el lema Sí, podemos ahora parece que no sabe si puede o no puede en un asunto tan claro como este, veremos a ver. Si el caso para Obama es indignante me imagino que él estará indignado y por menos algún presidente anterior era capaz de provocar una guerra…

Sí, ya sé que las normas y las leyes están para ser respetadas pero en el mejor de los casos los gobiernos han pecado de pardillos al inyectar dinero en el sistema financiero sin las mínimas medidas de prevención de estos casos. ¿Tan difícil era poner a disposición de las empresas dinero público con la condición de que si tenían beneficios lo primero era empezar a devolver ese dinero?

En España también se ha prestado mucho dinero a los bancos para potenciar la liquidez y ellos no lo están poniendo en circulación, y el gobierno simplemente avisa primero de que no era esa su intención cuando les dio el dinero y poco más tarde dice el ministro de Economía que no parece lógico que los bancos presten dinero sin las debidas cautelas. ¿Las ha tenido el gobierno al inyectarles tantos millones de euros? ¿Tendremos que admitir que las grandes entidades financieras reconozcan dentro de poco beneficios, enormes como siempre, y sin que ni devuelvan el dinero ni lo hayan usado para lo que se les concedió? ¿Tan pardillos somos?

Esto  me recuerda al cuento del escorpión y la rana (ellos el escorpión, nosotros la rana). Un escorpión le pidió a una rana que le ayudara a pasar al otro lado del río. La rana le dijo que no, que temía que le clavara el aguijón y la matara, a lo que el escorpión le replicó que no fuera tonta que cómo le iba a clavar el aguijón si eso supondría la muerte de los dos. La rana, sensata, se dijo que el escorpión tenía razón y aceptó llevarlo en su espalda. A la mitad del río sintió el aguijón clavándose en su cuerpo y mientras el veneno la dejaba paralizada y se hundía en el agua se volvió hacia el escorpión y le preguntó, Por qué lo has hecho, ahora moriremos los dos. El escorpión solo dijo, Lo siento, es mi naturaleza.

Anuncios

5 comentarios

  1. Celebes

    Si, ellos deben.

    marzo 17, 2009 en 3:59 pm

  2. Tienes mucha razón, y no, no creo que seamos pardillos, creo que la gran mayoría intuíamos que eso de “inyectar” dinero a los bancos iba a ser bastante inútil de cara a nuestros maltrechos bolsillos.
    Que nos los hubieran inyectado sin intermediarios, que mayor bien nos habría hecho, digo yo, aunque los entendidos en economía (y los-no también) que lean esto se echarán las manos a la cabeza, qué disparate, normal. Pero bueno, las utopías ayudan a que mantengamos la ¿cordura? 😉

    bs

    marzo 17, 2009 en 8:30 pm

    • La noticia de hoy es que el Secretario del Tesoro de EEUU advierte a AIG que si no restituye los 165 millones de dólares que iba a repartir entre sus ejecutivos se los descontarán de los 30.000 millones de dólares que va a recibir la aseguradora adicionales a los que ya les habían concedido. ¡Un genio de las cuentas, vamos!

      marzo 18, 2009 en 8:41 am

  3. Y al pueblo quien le inyecta dinero para salvaguardar su economía? quien lo ayuda a obtener una mejor calidad de vida? a reducir el costo de la misma?

    Nosotros mismo, cada uno de nosotros debemos tener actitud de cambio, actitud de progreso, porque si seguimos siendo rana el escorpión siempre nos seguirá envenenando.

    PD: Los Gobiernos se preocupan mucho por la Macroeconomía y estoy 100% de acuerdo, pero también deben de echarle el ojo de vez en cuando a la micro-economía.

    Saludos.

    marzo 19, 2009 en 5:57 am

    • Estoy totalmente de acuerdo contigo, tmac.

      Y creo que no es que los gobiernos deban echarle el ojo de vez en cuando a la microeconomía, es que debe ser un objetivo prioritario de cualquier gobierno, que no olvidemos que gobierna para los ciudadanos no para las empresas.

      Saludos.

      marzo 19, 2009 en 8:57 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s