¿Qué necesita la izquierda, quién necesita a la izquierda?

Es hora de análisis. Los resultados de las elecciones al parlamento europeo no dejan muchas dudas de que la socialdemocracia ha perdido gran parte del peso político que tenía en el continente. Muchos se asombran, nos asombramos, de que la derecha y sus políticas neoliberales llevadas al extremo que han sido las causantes de la crisis financiera mundial que padecemos se convierta en la gran vencedora de las elecciones.
Supongo que habrá análisis para todos los gustos. He leído unos cuantos y con razón muchos de estos análisis hechos desde la izquierda se preguntan por qué el electorado de izquierda no es tan fiel como el de la derecha (Cayo Lara, coordinador de Izquierda Unida, creo que ha llegado a decir que el electorado de izquierda se cabrea muy pronto y no acude a votar). Otros análisis reflejan que en época de crisis los votantes prefieren mirarse en el espejo de los triunfadores, de los que van por la vida arrollando porque en el fondo les gustaría ser así, como ellos. En general los italianos y los franceses no han castigado demasiado a Berlusconi (¡vaya persona más infame!) ni a Sarkozy. Angela Merkel en Alemania también da la imagen de seguridad y firmeza que en tiempos de los miedos provocados por la crisis parece que muchos necesitan. Desde el psicoanálisis se podrían explicar más o menos bien estas posibilidades pero yo ni soy experto ni me gustaría pensar que esto no tiene remedio porque este tipo de personajes no va a desaparecer nunca y cuando lo hagan vendrán otros.
Creo que hacen falta líderes en la izquierda europea y valentía en los planteamientos. Digamos que los dos grandes representantes de la socialdemocracia en Europa son Gordon Brown y Zapatero. Los dos mantienen un silencio vergonzante ante la derrota. De Gordon Brown nunca me he fiado demasiado, no inspira confianza. Zapatero no es lo mismo pero tiene un discurso tan poco ilusionante…, y sus ministros no han sabido nunca explicar demasiado bien sus políticas sociales (del portugués Sócrates ni hablamos, fuera de su país es prácticamente desconocido).
Total que creo que faltan líderes con capacidad de convencer y de ilusionar, de eso se trata cuando hablamos de proyectos políticos. Pero también hace falta valentía en los planteamientos, los grandes partidos políticos hace tiempo que se convirtieron en máquinas electorales que analizan sus propuestas sobre la base de sus posibles réditos electorales. Creo sinceramente que las políticas sociales que plantea la socialdemocracia están bien y sirven al conjunto de los ciudadanos mucho mejor que las políticas neoliberales de la derecha pero es muy probable que no sea suficiente. No se presentan alternativas al modelo económico capitalista neoliberal, se tiene tanto miedo a que cualquier propuesta valiente sea tachada de radical, de filocomunista o de cualquiera de sus variantes despectivas que ni siquiera se plantean como posibilidad. No basta con decir que hay que inyectar dinero público a las entidades bancarias y al sector financiero a expensas de que haya un mayor control sobre esas entidades. No es suficiente. El estado no puede intervenir en una parte de la banca y jugar con las mismas normas que han llevado al sistema a la quiebra. Por qué no se pone un límite al beneficio que pueden obtener los bancos. Pero un límite claro y con control estricto. Por qué no se defiende al menos como idea que podamos discutir sobre la utilidad de la Bolsa. No me refiero a la utilidad para el sistema financiero sino para nosotros como ciudadanos. Las empresas adquieren un valor irreal en bolsa, es muy ingenuo pero es así, la economía de un país depende en gran medida de sus pequeñas y medianas empresas, esas que no cotizan en bolsa, y son sin embargo las grandes empresas, multinacionales casi todas, las que con ese sistema tan opaco de vender humo -no lo que valen sino lo que otro esté dispuesto a pagar por ellas-, ponen a los países al borde de la quiebra. Por qué no se estudia la posibilidad de un organismo internacional de tasación. Por qué, repito, no se limitan los beneficios.
La izquierda europea ha pensado que la llegada de Obama le iba a beneficiar por un efecto dominó, yo soy como Obama, mis políticas son las mismas que las que él propone, vamos a poder ponernos de acuerdo. Y no se da cuenta esa izquierda que ir una vez más de la mano del amigo americano no va a solucionar sus problemas. Las políticas sociales no son suficientes para responder desde una perspectiva de la izquierda a los problemas globales que afectan a toda la humanidad. Con solucionar la crisis financiera, o incluso con mitigar el problema del paro, no vamos a evitar el hambre ni la miseria ni la degradación de la vida a la que se ven sometidos millones y millones de personas en todo el mundo. La izquierda es necesaria para que plantee soluciones a ese tipo de problemas, para que no nos miremos el ombligo con la intención de solucionar nuestros problemas caseros sin tener en cuenta los problemas globales.

Anuncios

4 comentarios

  1. Totalmente de acuerdo, sólo que al gobierno le da mucho miedo dejar de ser light y labrarse enemigos, por eso estamos en una posición tan inestable: quieren cambiar y a la vez caer bien. Al final no están logrando ninguna de las dos cosas, la derecha siempre va a poner a la izquierda a caldo.

    Hay muchos arreglos que podrían hacerse, entre otros… Cese de las ayudas a los colegios concertados, reforma educativa buena, desaparición de todo el negocio de los 806 y los programas de “gane 10000 euros por acertar esta pregunta”, control de los salarios desorbitados, control de los gastos en televisión, etc. Hay un dinero que se está derrochando y que podría invertirse en aquellos que realmente lo necesitan.

    Veremos lo que pasa este año…

    junio 10, 2009 en 11:43 am

    • Firmo todas y cada una de tus propuestas, Ira.
      Lo mismo que el gobierno del PSOE ha sido valiente para afrontar algunas medidas sociales (reforma de la ley del aborto, matrimonios homosexuales, ley de dependencia…) debería ir más allá en sus políticas si realmente quiere distanciarse de las políticas económicas neoliberales.
      Besos!!!

      junio 10, 2009 en 1:08 pm

  2. ME pregunto que pasaría si se diera la realidad del Ensayo sobre la Lucidez de Jose Saramago en este pais. Todavía no oído ninguna reflexión de los líderes políticos sobre el bajo índice de participación. Todos encuantran una escusa para darse por satisfechos. A veces creo que tenemos lo que nos merecemos. Si están hay es por algo.

    junio 10, 2009 en 7:59 pm

    • Ricardo, hace tiempo que dejé de esperar que los políticos que tenemos sean capaces de hacer autocrítica (están más bien todavía en la etapa del Ensayo sobre la ceguera). Zapatero ha dicho hoy que los resultados de su partido son muy dignos, ni una palabra sobre la abstención… Yo no tengo esperanza de que de políticos así salgan propuestas verdaderas de izquierda (independientemente de que admita lo que decía antes sobre las políticas sociales). Líderes y valentía de planteamientos…

      junio 10, 2009 en 9:10 pm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s