cine

Shame Shame Shame

Treme es una gran serie de televisión de las que merece la pena ver por muchas razones. Para mí una de las principales es su música, magnífica de principio a fin.
Aquí dejo un vídeo de esta versión del clásico Shame Shame Shame adaptada a la realidad de New Orleans después del huracán Katrina, tal y como aparece en la serie.
Siempre hay motivos para sentir vergüenza (es lo que significa shame) en este mundo que vivimos. Uno de ellos es celebrar el Día del Trabajo este primero de mayo en un país con casi cinco millones de parados y con esas grandes empresas con enormes beneficios que anuncian más despidos.

Anuncios

A propósito de los Goya

Sí, ya sé que llego tarde, que tenía que haber escrito sobre los premios Goya ayer a primera hora de la mañana, que ya no son noticia y que ya se habrá dicho todo lo que había que decir. Sí, eso debería preocuparme de verdad si esto que voy a escribir tuviera la intención (reconocida o no) de llegar a un amplísimo público y que generara una respuesta inmediata o al menos un pequeño debate. Pero no es el caso, el caso es que aunque tarde no quiero callar algo que me molestó un poquito al menos en la ceremonia conocida como “La Gala de los Goya”. Fue el tono reivindicatico que usaron algunos de los participantes en cuanto a lo que ellos llaman descargas ilegales. No sé si es por poca información o porque se haga con premeditación, el hecho es que siempre intentan homologar las descargas P2P con la piratería y con acciones ilegales. Mientras el legislador y los jueces en su interpretación de la ley no digan lo contrario, en España el intercambio de archivos P2P, las descargas para entendernos, ni son piratería ni son ilegales.

El tema puede debatirse, claro, pero que dejen de culpar a las descargas de la situación de la industria cinematográfica como antes lo hizo la discográfica. En un momento de su discurso la directora de la Academia de Cine dijo que no es de recibo que sean las operadoras de ADSL las que se lleven los beneficios del negocio (no son sus palabras textuales pero casi); pues que negocien con ellas, que al final todo es cuestión de dinero, al parecer no le importaba ni mucho ni poco si descargamos películas extranjeras…

Sin embargo, lo que me indujo a pensar escribir este post son las palabras que leyó en el nombre de Lala Huete la persona que recogió su premio ya que ella no pudo asistir. Dejó escrita una enorme diatriba contra las descargas y le pidió a las autoridades que esto no podía ser, que peligraban muchísimos puestos de trabajo. Quiero recordar que Lala Huete tiene un gran prestigio por las películas en las que ha participado como diseñadora de vestuario, pero en esta ocasión le han dado el premio por el diseño del vestuario de la película El Greco. Yo que la he visto, puedo decir que sus diseños me recordaban mucho, mucho a las pinturas del Greco. Igual sólo se inspiró, seguro que no copió, y seguro que no utilizó más que los originales de los cuadros para su inspiración de la época, nada de recurrir a intercambio de archivos con las fotos de los cuadros del Greco. ¡Ah, que los cuadros del Greco no tienen derechos de autor! Como los de tantos otros maestros pintores, ni tampoco los de tantos músicos clásicos, ni los de tantos científicos (si hubiera que pagar a los descendientes de Newton cada vez que alguien se vale de sus leyes de la física…).

O sea que por diseñar el vestuario de época de la película El Greco supongo que le habrán pagado la parte que se estipulara en su contrato, y como tiene talento y renombre seguro que habrá hecho valer sus derechos. Muy bien, pues seamos consecuentes y honestos. Gran parte del mérito en este caso ha sido de copiar los cuadros de la época. Así que por favor que no me den lecciones de honestidad hablando de descargas ilegales, que no lo son.


El culebra y el cabeza

Ando estos días apuradillo con una fecha límite (un deadline que dicen los anglosajones, es más ilustrativo) para la solicitud de un nuevo proyecto de investigación (algo a lo que estamos acostumbrados), por eso no escribo más.

Pero os voy a dejar un vídeo de un cortometrraje que me encontré por la red y que me ha hecho reir con ganas. Merece la pena verlo.


Poderoso caballero

¿Y para hablar de dinero tengo que poner un baile de Singing in the rain? Pues sí por dos motivos, uno porque me gusta muchísimo este baile (en andaluz decimos, una hartá, o jartá que también se puede decir así), y el otro es porque me gusta muchísimo.
Cualquiera que esté leyendo estos días las previsiones sobre la recesión en España se percatará de que ahora no es cuestión de que haya o no haya recesión sino de si va a alcanzar tal o cual cifra. Bruselas dice que mucho más de lo que espera que pase Solbes. Éste, que se negaba a hablar de crisis y que sólo la reconoció una vez que ya no había más remedio, ahora dice cosas tan profundas como que “la salida de la crisis dependerá del contexto internacional” (pues qué bien, ya me quedo más tranquilo), y que el paro no llegará al 19% como prevé Bruselas sino que se quedará en el 15,9% (parece patético usar ese truquillo que todos conocemos de poner 9 décimas para no llegar a la unidad superior, no es el 16 es el 15,9; si fuera tan fácil prever las cifras hasta esos decimales no habría tal disparidad entre las previsiones de la UE y las del ministro, es puro marketing).
Y también están las prioridades de Obama, economía, economía y economía. Pues me echo a temblar. Igual que me echo a temblar al saber que el mayor número de contribuyentes para la ceremonia en la que jurará el cargo procede de Wall Street, qué esperarán conseguir…
Don dinero es poderoso caballero (Quevedo lo dejó escrito y Paco Ibañez lo cantó) y los que se mantienen en la sombra, tranquilos porque conocen el final, jugando con la monedita (como en el vídeo que os pongo) son los que al final se quedan con el premio. En el caso de la película se lleva a Cyd Charisse (que tenía pinta de estar muy a gusto con Gene Kelly), en la realidad veremos qué es lo que nos dejan porque cómo nos van a dejar ya me lo imagino yo.
Disfrutad del baile magnífico de estos dos y de las mejores piernas del cine musical de hollywood.


¿Hay algo mejor que la risa?

Es posible que no seamos los únicos animales capaces de reir (algunos investigadores sostienen que otros primates o incluso roedores también rien), pero lo que es indudable es que la risa es una de las expresiones emocionales más propias de los humanos, uno se rie, hace reir, a solas, con otras personas, recuerda risas, asocia risas a momentos de la vida, echa de menos risas… y el que sabe provocar risas posee un valor social añadido.

Estos días en los que se acerca la navidad se convierten para muchos en días tristes, por variadas razones hay personas a las que la navidad se les hace amarga. No quiero ahora analizar las razones para que esto ocurra sino dar un poco de alivio a cualquiera que esté triste por la razón que sea.

La película Cantando bajo la lluvia tiene, ya lo sabéis, algunos de los números musicales más famosos del cine, y a mí hay uno que siempre me ha parecido el mejor número musical cómico de siempre. Está protagonizado por Donald O’Connor y se titula Make them laugh (Hazles reir). Aquí os lo dejo para que os echéis unas risas. Reiros un poquito, anda.


Miseria moral

Ayer vi la película Gomorra. A estas alturas muchos habréis oído hablar de la película basada en el libro del mismo nombre del escritor Roberto Saviano, sobre todo porque la camorra napolitana ha declarado que matará al escritor antes de que acabe el año.
La película es impactante y no deja indiferente. No voy a comentar nada sobre ella porque es de esas películas que se explican solas, y el que va a verla ya sabe lo que puede esperar, no cabe hablar de la belleza de las imágenes o de la planificación o de la banda sonora (que por lo demás casi no existe), todo queda eclipsado por las historias que se cuentan, en este sentido la película es muy eficaz y te hace sentir la miseria moral en la que vivimos, porque aquí no vale mirar para otro lado y pensar que la camorra o cualquier otra organización mafiosa es cosa de otros, no, las historias que se cuentan son perfectamente traspasables a otras latitudes.
En una de las historias hay un diálogo que me hizo recordar algo en lo que hace poco he estado pensando. Uno de los que se dedican a enterrar residuos peligrosos de forma clandestina le dice a otro algo así, no te engañes, nosotros hemos contribuido a construir esta Europa, gracias a lo que se ahorran las empresas en gestionar estos residuos que nosotros enterramos se han podido mantener los puestos de trabajo de mucha gente…
Y es muy posible que así sea, las empresas ahorran dinero y pueden ser más competitivas y así mantener puestos de trabajo. Es la trampa en la que siempre caemos. Más miseria moral. Hay que salvar a las empresas porque así se salvan los puestos de trabajo. Es exactamente lo mismo que está pasando con la crisis financiera, hay que ayudar a las empresas del sector del automóvil, a los bancos, a lo que sea, porque si no se perderán puestos de trabajo. Y es cierto, se perderán. Yo no soy muy optimista al respecto, pero se perderán de todas formas, con ayudas estatales o sin ayudas. La miseria moral de esta sociedad que antepone cualquier valor al de las personas es algo que no va a cambiar en un futuro próximo. La empresa por encima de las personas. Lo que genera riqueza. Ah, pero ahora no genera riqueza, genera problemas, no importa, démosle dinero que volverá a generar riqueza o por lo menos no generará parados.
No termino de ver la solución pero algo muy profundo tendrá que cambiar en esta sociedad para que no nos coma la miseria, la miseria moral del sálvese el que pueda que mientras a mí no me toque todo va bien.


Cine y baile

Ante la crisis, alegría; es verdad que los tiempos que corren y los que se avecinan no parecen muy dados al optimismo general pero yo creo que hay que tener una actitud positiva ante las adversidades. Así que nada mejor que un buen número musical de una de las mejores películas del género, Un americano en París. ¡Qué grande Gene Kelly en este I got rhythm! No es mi número preferido de la película (ya lo pondré en otra ocasión) pero al estar con niños lo hace más alegre.

Y de regalo aquí tenéis al mismísimo George Gershwin (autor de la música) tocando I got rhythm en una rara grabación de 1931.


Cine y música

Me encantan las peliculas que tratan historias sobre músicos, ya sean en plan más o menos biográfico o con personajes de ficción. Anoche vi una de estas últimas, se llama Rapsodia y está protagonizada por Vittorio Gassman y Elisabeth Taylor. No hablaré del guión ni de la interpretación, es una película que se deja ver, no mucho más, y que trata de dos virtuosos (uno de violín y otro de piano) en su camino hacia la gloria. Lo que me iba gustando eran las piezas de música clásica que se podían escuchar a lo largo de la película. Y de pronto aparece mi concierto de piano favorito, el número 2 de Rachmaninov. Tengo debilidad por él, me parece la mejor música romántica escrita para piano y orquesta.

Os recomiendo que lo escuchéis de principio a fin, pero para abrir boca os dejo este vídeo de una parte del segundo movimiento (se ha dividido en dos por aquello de no superar los diez minutos en el youtube).

Se trata de Evgeny Kissin con la Orquesta Sinfónica de la BBC (BBCSO) en el Royal Albert Hall bajo la dirección de Andrew Davis.


Triste día de adioses

Dos grandes artistas nos han dejado. Hoy es, por tanto, triste día de adioses.

Hace unos meses me adelanté, movido por mi gran admiración, y le dediqué una entrada en este blog a Paul Newman. No quería esperar a que se produjera la noticia de su muerte para rendirle mi particular homenaje. En este enlace lo podéis leer:

https://salvaguirado.wordpress.com/2008/06/13/no-espero-mas/

Pero ayer también se fue uno de los grandes artistas del flamenco, Mario Maya. Sin duda Mario Maya ha sido de los mejores bailarines y coreógrafos que el flamenco ha dado. Yo lo ví actuar en directo unas cuantas veces, la primera a principios de los años setenta con un espectáculo maravilloso, rompedor, Quejío. En Quejío, se aunaban el cante, el toque y el baile con una puesta en escena impactante para transmitir -no sólo transmitir, para denunciar más bien- a través del flamenco todo el dolor, toda la rabia, toda la desesperanza de un pueblo que se sentía oprimido. Ese Quejío podía ser el quejío histórico del pueblo gitano, por supuesto, pero también el del pueblo español ante la dictadura.

Después vinieron más espectáculos de éxito notable, como Camelamos naquerar. Y más tarde, el casi olvido al que si vieron relegados casi todos los grandes montajes teatrales en este país.

Aquí os dejo a Mario Maya en un fragmento de la película Flamenco de Carlos Saura bailando un martinete. Por aquel entonces Mario Maya, que nació en 1934, tenía unos 60 años. Hay una parte de la iconografía de este baile que me recuerda a su Quejío primigenio, la imagen del bailaor agarrado desde atrás por dos personas e intentando avanzar sin éxito. Mario Maya sí que sabía bailar.


Discos dedicados. Jueves 31 de julio.

¡Último día de trabajo antes de las vacaciones de agosto!

Hoy os dedico esta famosísima canción que es pegadiza y relajante, lo que viene bien para empezar las vacaciones: Raindrops Keep Falling on my Head. El tema es de Burt Bacharach. Ya no hay compositores como él. Y para que disfrutéis todavía más, os pongo el vídeo de la película en la que se hizo famoso este tema: Dos hombres y un destino, así tenéis ocasión de ver a Paul Newman y Katharine Ross, lo cual siempre es una delicia. En la banda sonora de la película la canción es interpretada por B.J. Thomas.

Disfrutad con el paseo en bici…