sociedad

Imagen

¿Reflexión, preocupación, desasosiego? ¡Todo a la vez!


Dependiendo de la altura…

una vez que te tiras o te caes o te tiran o te dejan caer, da lo mismo que te rescaten o que lancen una “línea de auxilio”. Hay alturas que matan. Hemos entrado a jugar un partido que no podemos ganar, no hemos cambiado las reglas del juego y los que deciden qué, cómo y quién juega no van a cejar en su empeño.
Estábamos al borde del precipicio según ellos, y nos han ayudado. Otra gran mentira.


Ya puestos a hacernos tragar…

Pues eso, que ya puestos nos hagan comernos los higos chumbos sin pelar y con toditas sus espinas.
Tanto ayer Juan Roig, el dueño de Mercadona, como hoy el ministro Montoro insisten en que de la crisis se sale trabajando más, que trabajamos poco y somos poco productivos y eso no nos lo podemos permitir.
Del “ladrillazo” y de los bancos no hablamos, que ellos no tienen ni culpa ni nada que aportar.
Que no podemos permitirnos este nivel de vida que tenemos, que o trabajamos más o nos intervienen…
Te dan ganas de perder la compostura y decir de verdad qué es lo que yo haría con los higos chumbos. De buen rollito.


El gran teatro del mundo

Nos preparamos para la representación probablemente más importante de nuestras vidas. Pero quiénes son los actores y quiénes el público, y sobre todo quién es el director de escena…


No siempre pervive el más duro

Aviso a los poderosos. La vida nos lo enseña: puedes ser mucho más duro e inflexible que otros que basan su estrategia en la flexibilidad y rigidez adecuada y en su abundancia. No siempre pervive el más duro.


Si Rajoy fuera Poncio Pilatos…

Diría algo así como “Ya me gustaría no tener que hacerlo, pero es que no hay más remedio”. Y nos crucificaría a todos.


Nosotros vs los mercados



Mientras pueda ver la luz

Quisiera ser optimista respecto a lo que nos espera pero no lo consigo. No veo la luz al final del túnel. Nos pondremos en manos de los mercados, que llevan tiempo tendiendo su tela de araña en la que no faltan amenazas sobre una posible ruptura de Europa, del euro, de todo lo que se menea a menos que se tomen medidas para calmar a ese monstruo insaciable e invisible que se disfraza de prima de riesgo, recesión, o gobiernos nacionales en manos de “técnicos” que no hacen ni más ni menos que llevarnos directos a nuestra ruina personal y social.

El título de este post lo he tomado de la traducción de una célebre canción de un grupo de rock de los de mi época, los Creedence Clearwater Revival. La canción es Long As I Can See The Light.

La letra dice así:

Put a candle in the window
‘cause I feel I gotta move.
Thought I’m goin’ goin’
I’ll be comin home soon
long as I can see the light.

Pack my bag and let’s get moving
‘cause I’m bound to drift a while.
When I’m gone gone
you don’t have to worry
long as I can see the light.

Guess I’ve got that travelin’ bone
‘cause this feeling won’t leave alone.
But I won’t won’t
be losin’ my way
long as I can see the light.

Long as I can see the light, pero de momento no puedo.


Torres más altas cayeron


Castillo templario en Ponferrada.


Alguien debería encender una vela

Motivos no nos faltan: hambruna en el cuerno de África, atentados en Noruega, la lista es interminable.
Los crímenes de Oslo puede que fueran poco predecibles pero lo de África viene siendo así desde hace décadas, ya van no sé cuántas hambrunas y no sé cuántos cientos de miles o millones de muertos. Todos, noruegos y africanos, son víctimas inocentes.